sábado, 19 de mayo de 2012

Tercera fase del duelo por una ruptura: Pena

La tercera fase del duelo es la pena. Los sentimientos más característicos de esta fase del duelo son las ganas de desaparecer, de morir, te sientes débil y vacío y todo esto puede derivar en depresión. Esta manera de sentir es igual para todos los tipos de duelo, otra cosa es que la pena venga por diferentes motivos, pero el sentimiento de tristeza siempre es el mismo.


Cuando hablamos de esta fase del duelo por una ruptura el abandonado tiene la sensación de que le falta algo, una parte de sí mismo, y muchas veces este vacío empuja a muchas personas a buscar otra relación que le haga llenar ese hueco.

Hacer esto es muy peligroso, es aconsejable tener curada la herida para poder volver a exponerte a sufrir un desengaño amoroso, ya que si vuelve a suceder y todavía te encuentras en una situación vulnerable el duelo posterior puede ser aún más traumático.Cuando una persona está deprimida es más vulnerable y por lo tanto es mucho más fácil poder hacerle daño.

En muchas ocasiones hay personas que buscan relaciones esporádicas para tapar momentáneamente el vacío dejado por la pareja, esto más que un síntoma de tristeza puede ser un síntoma de negación, ya que la persona no quiere hacer frente a su duelo.

Que las personas abandonadas hagan estas cosas, aunque no sean óptimas para la buena elaboración de un duelo por una ruptura, son totalmente comprensibles y muchas personas caen en ellas.

El sentimiento de pena viene por el fracaso del proyecto de pareja en común y los recuerdos del tiempo compartido con la otra persona. Además hay que sumarle el temor a quedarse solo y no ser digno de ser amado ya que no has sido capaz de que te quieran. 

La pena puede derivar en depresión, entonces es cuando la persona debe acudir a un profesional para poder superar esta etapa. Hay personas que se quedan estancadas en esta fase del duelo por una ruptura durante años.





Para evitar esto hay que llorar, sufrir sin evitarlo y deshogarse lo máximo posible, bien sea con familia o amigos. Hay que dejarse llevar por este sentimiento y experimentarlo, no querer evitarlo, por mucho que no queramos tenemos que sentirlo y hay que pasar por ello. Ésto último se puede aplicar a todas las tipologías de duelo.

Por mi parte creo que esta es la fase que siento con mas fuerza e intensidad. La mayor parte del día me siento triste, creo que mi vida ya no tiene sentido y no sé hacia dónde tengo que caminar ahora. También siento que he fracasado y que nunca voy a ser digna de que alguien me quiera como yo he sido capaz de querer, y por otro lado siento que no merece la pena querer a nadie  porque este sufrimiento no lo compensa.



3 comentarios:

idotxu dijo...

Hola de nuevo!!jo podria pasarme horas hablando sobre esta entrada y las cosas que escribes en ellas....horas y horas.... seguramente esta sea la fase mas dura y dificil de masticar pero estoy comopletamente de acuerdo en que hay dejar a los sentimientos existir y no tratar de pisarlos porque eso nos lleva a lugares peores....

Tambien creo que, ciomo dijo patri por ahi, estas siendo muy valiente y ese es el ingrediente secreto para superar casi todo, echarle dos..... asi que arriba!! Pronto encontraras una meta y un lugar hacia el que caminar, y a ver quien tiene los cojones de ponerse en tu camino!!!

Por cierto muy buena idea las fotos!!que bonito queda el blog asi!!

Un besazo!!!!

Anónimo dijo...

Me siento muy identificada con esta fase.La he vivido más de una vez por diferentes motivos.
Por eso hay que expresar (de la manera que sea) lo que se lleva dentro para desquitarse!!Parece una tontería pero es bueno para la salud jeje Como en el partido de fútbol que vimos. Nos vinieron bien los gritos que pegamos :) itzi

areatza dijo...

Yo tambien me siento identificada con esta fase, lo he sentido por muchos motivos, incluso me atreveria a decir que hoy es el dia que todavia me suele pasar. Pero gracias a amigas que tengo alrededor mio puedo explicar y contar mis miedos y mis sentimientos, y eso me hace seguir hacia delante.