viernes, 25 de mayo de 2012

Cuarta fase del duelo por una ruptura: Culpa

La siguiente fase del duelo por una ruptura que voy a describir el la culpa. La culpa es una emoción que todos sentimos a lo largo de la vida en múltiples ocasiones y por diferentes motivos, pero esta culpa de la que vamos a hablar es traicionera, ya que en realidad es un sentimiento que no se corresponde con la realidad.

Me explico, una persona puede hacer mal, físico o psicológico, a otra y sentirse culpable, o provocar una situación incómoda y sentirse culplable, este sentimiento es lógico y tiene sentido. Sin embargo en esta fase del duelo por una ruptura el sentimiento de culpa no tiene sentido ni es lógico, la persona abandonada no tiene la culpa del abandono.

Hay ocasiones en que las personas son abandonadas por tener conductas nocivas hacia sus parejas (infidelidades, maltrato, engaño...), pero estas personas no sufren las fases del duelo por una ruptura de esta manera ya que en el fondo no están enamoradas de sus parejas y se quieren más a si mismos. De todos modos esto es otro tema diferente del que puedo hablar en otra entrada más adelante si os interesa.

La persona abandonada se siente culpable porque piensa en las cosas en que falló, piensa constantemente en que podría haber hecho las cosas de otra manera. La persona que se culpa a sí misma lo hace de manera contundente y tiende a culpabilizarse de todo lo sucedido, por lo que no sienten rabia hacia su expareja y trasladan todo ese sentimiento de enfado y rabia hacia sí mismos.




Dejar claro que en una relación todos cometemos errores, tanto los que abandonan como los abandonados, no tiene sentido buscar culpables donde no hay nada de lo que culpar. Nadie tiene la culpa de dejar de querer, pero lo más importante, nadie tiene la culpa de que no le quieran.

Se puede culpabilizar al que abandona si no sabe elaborar de forma adecuada la ruptura y de esta manera provoca más sufrimiento en el abandonado, pero nunca el abandonado tiene ninguna culpa de que se llegue a esa situación, salvo en las situaciones que he mencionado anteriormente.

Yo como todos los abandonados en ocasiones experimento este sentimiento pero nunca con muchísima fuerza, así como la fase anterior del duelo, la pena, la experimento con bastante intensidad, esta fase del duelo por una ruptura la siento pero no con tanta fuerza.

Un pensamiento positivo que me creado y me digo yo a mí misma para poder superar esta fase es el siguiente:

"Nunca te culpes por haber querido, por que el que no apreció tu amor es porque nunca lo ha merecido"



Nadie es culpable de amar

3 comentarios:

Janire López dijo...

Nadie es culpable de amar. Gran frase...
He pensado en "La culpa" y en qué difícil sería ilustrarlo con una foto... muy bien escogida ;-)

areatza dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Janire. Nadie es culpable de enamorarse ni desenamorarse.

Patri dijo...

Pues con la última frase ya lo resumes más que bien.

Y eso que de la teoría a la práctica hay un trecho, pero si no es tu caso una fase menos que superar. :)