miércoles, 27 de junio de 2012

El Cambio


En esta entrada voy a escribir sobre el cambio. Supongo que todas las personas cuando experimentan algún acontecimiento doloroso pueden sufrir un cambio, tanto en su personalidad como en su forma de ver la vida.

En las siguientes líneas voy a explicar cómo ese cambio ha afectado a mi vida y en qué cosas creo que yo que he cambiado.


Yo convivía con el que era mi pareja, así que como os podéis imaginar aquí empezó el primer cambio importante. Pasé de vivir independiente, de tener un  proyecto de futuro, de empezar a tener mis cosas, a tener que volver a casa de mis padres.

Este fue uno de los grandes cambios, porque aunque en casa de los padres no se esté mal no es lo mismo que tener tu independencia. La sensación es como la de retroceder en el tiempo. Es cierto que en casa de los padres no hay gastos y casi no hay que hacer nada, y que cuando eres independiente tienes que mirar el dinero porque no te llega a fin de mes, hacer todas las tareas de la casa y adquieres más responsabilidades, pero como digo yo son TUS responsabilidades.

Una vez que vuelves a casa de tus padres te enfrentas a tu habitación. En ella seguro que hay muchos recuerdos, fotos, regalos, peluches… Mi consejo es deshacerse de todo. Vivir rodeada de recuerdos no te deja avanzar y a la larga es perjudicial, es más fácil quedarse con todos ellos porque a veces te sirven de consuelo y sientes que son lo único que te une a esa persona. Lo más difícil es hacer este cambio y deshacerte de todo, tienes que hacerlo para en un futuro poder olvidarte de ella, y en ese momento es lo último que quieres.

Por supuesto sé que no es nada fácil pero lo mejor es cambiar completamente tu habitación y hacerte una nueva para lo que va a ser tu nueva vida. Es cierto que este cambio no se hace de golpe ya que es bastante doloroso quitar los recuerdos de la persona que te ha abandonado por que sigues enamorada de ella.

Yo lo primero que quité fueron sus fotos, desde el primer día. No podía soportar verlas, me producían mucho dolor. Al de un mes y medio quité cuadros y regalos que me recordaban a él, y al de dos meses decidí dar un cambio a la habitación. Cuando digo un cambio no me refiero a muebles  porque no soy rica como para cambiar una habitación tan alegremente pero con unos cuantos detalles se puede conseguir algo.

Fui a Ikea y compré una funda de nórdico nueva, completamente diferente a la anterior, y unos cuantos cojines a juego. También compré una alfombra nueva a tono con los nuevos colores de la cama. Para el escritorio cogí una papelera nueva y un portapapeles. Y quitando una cosita de aquí y poniendo otra por allá le di un cambio a la habitación, ahora no es un refugio de recuerdos, ahora es un refugio donde solo yo soy la protagonista.

Por otro lado está el aspecto físico. En este campo un ligero cambio tampoco viene mal. Yo por ejemplo me había cortado mucho el pelo hace poco y no me lo iba cortar más, asique me di unos brillos y un tratamiento para dar volumen y así cambié un poco.

La ropa también aconsejo cambiarla, por lo menos a mí algunas de mis prendas me recordaban mucho a él, bien porque me las había regalado, le gustaban o al contrario no le gustaban, o por cualquier tontería. Yo como he adelgazado voy cambiando mi ropa poco a poco, y ahora me visto para gustarme a mí, no para gusta a nadie.

La forma de pensar me ha cambiado bastante, de hecho cada día me va cambiando un poco más. En mi caso tengo claro que no puedo confiar en nadie, y cuando digo nadie es NADIE. Puedes estar muy a gusto con una persona, bien sea pareja, amigo, familiar, pero nunca vas a tener la seguridad de que no te está mintiendo o de que no te va a fallar nunca, porque los humanos somos impredecibles y cada uno mira por sí mismo.

Lo que me ha quedado bastante claro y grabado a fuego es que estoy SOLA, que en esta vida todos estamos solos y cada uno tiene que hacerse su propio camino, puedes apoyarte en los seres queridos pero no debes entregarte demasiado, no debes hacer que la otra persona sea lo principal, no hay que darlo todo cuando no recibes nada. Es un error que he cometido y ahora tengo claro que tengo que vivir por y  para mí, y no pensar en nadie más. La única que se va a preocupar de mi felicidad soy yo.

Antes era una persona muy alegre, demasiado alegre diría yo, igual era porque vivía feliz en mi ignorancia. Ahora eso ha cambiado bastante, vuelvo a recuperar poco a poco la sonrisa, pero con cosas que antes me reía a carcajadas ahora solo me sonrío.

Antes tenía ilusión por muchísimas cosas, de hecho era una ilusa. Ahora la he perdido por completo, supongo que algún día volverá pero serán ilusiones diferentes y por otras cosas.

Se podría decir que siento que la vida me ha dado un bofetón (por no decir una hostia) y me ha dicho:

`` ¡Tu! ¡Tonta del culo! Espabila y bienvenida al mundo real, menuda ilusa, te creías que todo iba a ser así de fácil, que la felicidad duraría siempre, pues no, ahora reinvéntate a ti misma”

Y en esas estoy, reinventándome a mí misma y haciendo muchos cambios para no cometer los mismos errores que he cometido hasta ahora. Y para todo esto es necesario un cambio, un cambio total, de mi misma, y pasar a ser una chica nueva con otras ilusiones y lo más importante, una chica feliz.
Voy a cambiar, como la oruga pasa a ser mariposa, voy a ser libre y volar por donde quiera, la que ahora importa soy yo.







5 comentarios:

Nerea Aguirregoicoa dijo...

Me parece muy bien, con esto has dado desde mi punto de vista un gran paso. Pero no tengas esa desconfianza, que algunas somos de las que vamos con la verdad por delante por mucho daño que haga.
Que con las falsedades y mentiras no se llega a ningun sitio.
Sigue por este camino, que vas muy bien.

Janire López dijo...

Ánimo Eriel! Me parece muy positivo el tema del cambio de la habitación, yo también creo que lo haría, un cambio radical que simbolice una nueva vida.
Estoy de acuerdo en que las personas tendemos a ser algo egoístas por naturaleza, claro que siempre hay grados...
Además no me extraña nada la desconfianza que declaras con las personas, si yo fuera tu, me pasaría exactamente lo mismo.
Estoy segura de que a la larga volverás a confiar ciegamente en una persona, ya que no concibo el amor de otra manera y tengo claro que volverás a encontrarlo.
Sólo hace falta tiempo y ganas! ánimo peque!

Anónimo dijo...

leire!! llevo un monton de tiempo (desde que me mandaste la primera entrada del blog) para escribirte pero un dia por otro una cosa por otra lo he ido dejando. ya sabes que he estado y estoy de examenes y he estado muy liada pero bueno, por fin he encontrado un hueco. Me parece estupendo que tengas un espacio donde escribir todas estas cosas, yo alguna vez he intentado empezar un diario o algo similar donde plasmar tanto las cosas buenas como las malas pero supongo ke quiza nunca lo llegue hacer porque no tenia tanta necesidad como pensaba. La verdad, yo creo que te va a venir muy muy bien y seguramente ayudaras a muchas personas o por lo menos nos haces pensar sobre muchas cosas. De todas maneras no seas tonta y por lo que te ha pasado no quiere decir que no puedes confiar en nadie, tu sabes perfectamente en quien si y en quien no puedes o debes confiar. hay gente que siempre va a estar ahi para ti y que te lo ha demostrado siempre! y a ver si te volvemos a ver sonreir como antes y con esa ilusion y esa alegria que siempre te ha caracterizado :) un besitooo enormeee de tu prima peke nerea!!

Eriel dijo...

Muchas gracias primita!! Me alegro mucho que te haya gustado el blog y me hace muchiiiisima ilusion que me hayas escrito.
Un beso muuuuy grande y espero que sigas leyendo.
Muuuuaaak!!!

superjau dijo...

Eriel! Por fin una entrada completamente sobre tí. Me ha gustado mucho.